“Adsorbe, bago”

         Llevaba días leyendo que un porcentaje elevadísimo de los aspirantes a las oposiciones a Policía Nacional habían suspendido un examen de ortografía, y ya me había llevado las manos a la cabeza lamentando el bajo nivel, en promedio, de los jóvenes de hoy, cuando el diario Abc me dio la oportunidad de enfrentarme a dicho examen.

         Soy licenciado en Periodismo, llevo veintitantos años escribiendo artículos de prensa, soy corrector de textos y aún encima malgasto mi tiempo libre escribiendo relatos y novelas de ficción, así que me puse delante del teclado con la displicencia de quien sabe que está jugando en casa, dispuesto a demostrarles a esos hombres y mujeres de azul que los gafotas sin forma física podemos ganarles alguna carrera y empecé a marcar “Correcto” e “Incorrecto” en las casillas adecuadas. Primero, con seguridad; luego, con incertidumbre. Finalmente, sudando la gota gorda como si acabara de esprintar detrás de un tironero.

         He sacado un 6’5.

         Seguramente menos, ya que el test oficial indica que las respuestas erróneas penalizan.

         Mis fallos han venido, en gran medida, de considerar que eran incorrectas determinadas palabras que sin embargo aparecen en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE).

         Adsorber. Conocemos absorber, es lo que usamos siempre, pero resulta que en terminología química significa atraer y retener en la superficie moléculas e iones de otro cuerpo. Así que quien haya creído que es un fallo ha fallado 😉

         Aruñar. Es correcta, aunque el DRAE te remite a arañar, que es la palabra que usamos todos. Sucede lo mismo con bacallao, que es una forma aceptada para la palabra bacalao, y con bracmán, voz secundaria de brahmán.

         Bago. Nuestros policías tendrían que estar destinados en los campos de León para saber que se trata de una agrupación de tierras, y no una falta de ortografía en vago.

         Sin duda en su vida laboral nuestros agentes se encontrarán con más de un bribón… pero tendrán que estar atentos porque en los bajos fondos también hay algún bribión: hombre que halaga con buenas palabras para engañar. Vamos, como en este examen donde se han repasado el diccionario con la lupa para cribar un poco a los opositores.

         Llevo diez años viviendo en Lorca, una de las principales productoras de brócoli, uno de cuyos equipos de fútbol se hace llamar “el Brócoli Mecánico”… pero había que intuir que la voz bróculi también es correcta. Y lo mismo sucede con buniato, aunque el propio DRAE reconoce que es “nombre masculino poco usado (m. p. us.)… por supuesto, los mejores gañanes usamos moniato.

         Cuando mis hijos pequeños dicen “no sé si caberé bajo la mesa” yo les riño y les digo, en primer lugar que debajo de la mesa no se juega, y en segundo lugar que no se dice caberé sino cabré… pero el cuestionario considera que la palabra caberé es correcta aunque ni siquiera aparece en el DRAE.

         Estamos celebrando San Valentín, pero no se os ocurra llamarle carriño a vuestra pareja… aunque la palabra es correcta, no es un error por cariño como podemos pensar todos. El DRAE nos dice que es un término militar que se usaba “en la milicia antigua” y que significa avantrén. Y si luego buscamos semejante cosa nos enteramos de que es “el juego delantero de los carruajes de los que se sirve la Artillería”. Lo que vienen siendo los bujes delanteros de los coches zeta de hoy.

         Decir celebro y no cerebro es un error que cometen los niños pequeños, y los padres solemos corregirles con el típico y risueño “¿qué celebras?” De manera que la palabra cerebración nos puede parecer que incurre en el mismo error… hasta que el DRAE nos dice que esa palabra existe y que significa “proceso mental que se considera resultado de la actividad mental”. Lo que usted estará haciendo ahora mismo para tratar de comprender por qué un examinador tendría que tender una trampa así.

         Las personas con dinero suelen tener chacha, y todos sabemos que la culpa de todo fue del chachachá… pero nuestros aspirantes a policía deberían saber que en Cuba el chachá es un instrumento musical compuesto por “una güira seca y hueca recubierta por una malla”. Una güira, lo dejo apuntado por si sale en el siguiente examen, es un árbol tropical de la familia de las bignoniáceas, esto es, del grupo de las angiospermas dicotiledóneas.

         La palabra champurrear no hace referencia a que un buen profesional debe hablar inglés, aunque sea chapurreado. Es que en Nicaragua el verbo champurrear significa sacar provecho. Y nuestros policías tienen que estar atentos por si llega hasta nuestras tierras algún nicaragüense y les informa de que pretende champurrear a alguna mamacita. Quizás platicando con ella con un chachá o haciendo cerebración.

         Seguimos para nota con dos palabras a las que cualquier persona con un mínimo de cultura pondría la tilde: coctel y colera. Sé que ustedes lo han pronunciado de la manera habitual, la primera con acento grave y la segunda esdrújula. Pues habrían fallado las dos preguntas. Resulta que el DRAE reconoce ambas formas, cóctel y coctel. Yo no trabajo en la hostelería y desconozco cuánta gente puede pedirse un coctel, rimando con Raquel, en un fin de semana de fiesta. En cuanto a colera -otra vez lo habrán pronunciado mal-, no se refiere a la enfermedad que provoca diarrea, ni a la justa ira, aunque les confieso que yo he sentido ambas cosas al leer en la letra pequeña del diccionario que una colera es uno de los adornos de la cola de un caballo. Algo que podrá ser de utilidad a los policías que pretendan servir en la unidad de Caballería.

         Las trampas de los examinadores -porque a estas alturas hay que hablar de trampas, de triquiñuelas para quitarse aspirantes de en medio, y no de auténtico interés por el nivel ortográfico de nuestros funcionarios- no quedan aquí. Ahí están esa palancana y esa almóndiga recién llegadas del siglo XIX, o ese ostión, que no hace referencia al material de serie de los antidisturbios sino que es un sinónimo de ostrón, esto es, una ostra de gran tamaño. Ojo al euskara, que es como el noventa y nueve por ciento de nosotros denominamos al euskera. Y a la apepsia, que no es un fallo por asepsia, ni una toma de posición junto a los trabajadores de la Coca-cola, sino que significa “falta de digestión”, para cuando tengan que socorrer a un indigente.

         Entramos ahora en otro terreno, y es que las siguientes palabras, que el cuestionario transcrito por el Abc dice que no son correctas, sí que aparecen en el DRAE. O se ha equivocado el periódico a la hora de colgar el test, o los examinadores se han venido tan arriba poniendo trampas que han acabado pillándose los dedos ellos mismos. Son correctas, según el Diccionario de la Real Academia Española, las formas apartheid, byte, paparazzi, remake y spot, que el cuestionario considera incorrectas.

         Resumiendo: yo he sacado un 6’5 en una prueba de ortografía, pero miles de jóvenes que llevan meses o años labrándose un futuro han suspendido. Las últimas noticias son que van a considerar ese test como no puesto, que no va a puntuar. Y es que se ha montado un buen escándalo. Es evidente que un funcionario público tiene que tener un cierto nivel de ortografía, porque ser policía es mucho más que resolver delitos y proteger la vida humana. Al fin y al cabo hay documentos oficiales, hay informes, partes, denuncias y textos de todo tipo que deben escribir e interpretar.

         Pero una cosa es evaluar la ortografía y otra ir a la trampa. Es un hecho objetivo que ninguno de nosotros hablará jamás de champurreos, carriños ni chachás. Es un hecho objetivo que nos importa tres pepinos que el DRAE siga recogiendo ciertas palabras que se fueron a la tumba con el bueno de Larra.

         Exijámosles a nuestros funcionarios que distingan haber de a ver, que echen la hache de hacer, que vayan a vallar los estadios, que sepan qué hay ahí… pero no les toquemos de esa manera las almóndigas. Por el amor de Nebrija.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s